notibengales
Toda embarcación tiene la obligación de transportar material de seguridad como bengalas, cohetes y botes de humo. Estos productos suelen tener una caducidad media de cuatro años, lo que obliga a los responsables de cada bote a renovar el material entregando el obsoleto antes de adquirir el nuevo.

Dicen los profesionales del sector que sólo un 4% de las bengalas vendidas en España vuelven a sus orígenes una vez caducadas. Ya que sería exagerado suponer que el resto, un 96%, son utilizadas en naufragios o emergencias de todo tipo, no queda más remedio que concluir que las bengalas caducadas son tiradas a la basura, o, inadecuadamente, utilizadas en algún festejo, con el peligro que ello implica.

Por una cuestión de responsabilidad medioambiental y de prevención de accidentes, tenemos que informar que este material únicamente puede ser gestionado por una pirotecnia autorizada por la Delegación del Gobierno, el fabricante o el distribuidor de la misma.

1.La correspondiente eliminación, reciclaje o reutilización, el coste del retorno y tratamiento será asumido por el establecimiento de venta o por el proveedor. Para ello, es obligatorio tener un almacén donde guardar las bengalas con seguridad y hacer una buena gestión de las bengalas usadas o caducadas.
2.Cuando el material caduca debe llevarse al comercio de efectos náuticos: dejar las bengalas caducadas y comprar unas nuevas. El comercio o punto de distribución está obligado a recogerlas. Pregunta por este servicio.
3.No tirar las bengalas caducadas a la basura. Es un material altamente contaminante y peligroso: pueden activarse en cualquier momento.

Comparteix / Comparte