puigvela
Este jueves ha dado comienzo la primera jornada de la XI Regata Puig Vela Clàssica Barcelona. La gran cita de la temporada en el Mediterráneo cuenta un año más con la élite internacional del deporte que se congrega estos días en el Real Club Náutico de Barcelona. Los grandes favoritos de la competición no han fallado el primer día de regata donde las tripulaciones se han preparado para obtener los mejores resultados de las embarcaciones y mostrar su pericia en maniobras como los cambios de velas en función de las no siempre fáciles brisas de la costa barcelonesa.

Una jornada muy especial en la que los barcos han navegado en paralelo a la línea de la costa, gracias a lo cual, desde las playas y el Port Olímpic, miles de aficionados y turistas han podido disfrutar de un espectáculo único en una capital.

A las 13:00 horas se ha realizado puntualmente el procedimiento de salida de las cinco categorías convocadas. Un día donde, el viento predominante de Levante, con una intensidad de entre 10 y 12 nudos, ha permitido ofrecer a los aficionados de la vela impresionantes maniobras y un nivel competitivo altísimo.

l comité de regatas partía frente el Port Olímpic buscaba una boya de desmarque y ponía rumbo a Masnou. Allí, una segunda baliza marcaba el regreso hacia Barcelona navegando al través, hasta una nueva marca frente a la Barceloneta y emprender el corto tramo final de ceñida hasta la llegada, lo que ha permitido también que turistas y habitantes de Barcelona pudieran disfrutar de este espectáculo náutico.

La fuerte corriente ha pasado factura en algunas salidas y en la baliza de Masnou, donde algunos barcos erraban en la aproximación final y se obligaban a realizar algunas maniobras de más.

Halloween, Moonbeam III y Kelpie, duelo intenso entre clase Big Boats

La flota de Bog Boats ha ofrecido una regata muy intensa, con duelos ya en la salida, y decisivos momentos tácticos durante el largo través. En la salida, el Halloween partía amurado a estribos y preferencia de paso, obligando a virar a los dos Moonbeam y al Kelpie of Falmouth, todos ellos en un pañuelo y propiciando desventes entre ellos.

Tras la baliza de desmarque, el Moonbeam IV hacía valer su mayor eslora para superar al Halloween primero y luego al Moonbeam III, manteniendo este orden hasta Masnou. Virada la baliza, los dos perseguidores izaron sus espís y se echaron encima del líder, que errando con su vela grande de proa formó un tapón, dificultando que los perseguidores le adelantaran al quitarles el viento. Finalmente, el Moonbeam III y luego el Halloween pudieron zafarse del gran desvente del líder, y superarlo antes de la llegar a la última baliza.

En el tramo final, el Halllowen optó por el bordo de mar, donde fue capaz de superar al entonces líder Moonbeam III y contener al Moonbeam IV, que cruzaba la llegada en segunda posición. Aplicada la compensación de tiempos, el Halloween confirmaba su victoria con 1:41 minutos sobre el Moonbeam III, mientras el Kelpie of Falmouth también lograba un mejor tiempo que el Moonbeam IV.

Fuente: Puig Vela

Comparteix / Comparte