port olimpic banana mar oceano
Se acerca el final del verano… Sin embargo, antes de volver a la rutina, queremos despedirnos de Port Olímpic con alguna actividad memorable que nos ponga la piel de gallina.

Hoy, nos hemos reunido un grupo de amigos, compuesto por adultos y jóvenes, todos con las mismas ganas de reír, pasarlo bien e, incluso, con ganas de sentir la adrenalina en nuestro cuerpo. Al llegar a las instalaciones de Port Olímpic, aparcamos los coches en el parking y nos dirigimos hacia la carpa de Aventura Náutica, una empresa con más de 20 años de experiencia, con sede en Roses y, más recientemente, en Barcelona. El gran éxito obtenido en el alquiler de embarcaciones y actividades náuticas en Roses, donde están presentes desde 1995, los llevó a ampliar su servicio en Port Olímpic, donde están instalados desde hace unos años.

Cada vez más animados, hemos estado decidiendo qué actividad escoger ante gran oferta que proponen: uno quería hacer parasailing, el otro una excursión en jet ski y otros flyboard o hoverboard. Sin embargo, finalmente nos hemos decantado por la banana: una divertida experiencia, ideal para grandes grupos, que pone a prueba las habilidades y resistencia de cada uno y que ofrece escenas muy graciosas por parte de los más torpes del grupo.

Por sólo 20 € por persona, hemos podido disfrutar de la velocidad con la que arrastran el inflable y, tal y como esperábamos, de varias caídas al agua de aquellos con menos resistencia. El resultado ha sido una divertida experiencia, acompañada de un grupo de monitores muy profesionales, entretenidos y simpáticos, que han hecho que esta aventura haya sido todo un éxito.

Comparteix / Comparte